Alice 3

Capítulo 3: Oscurecida por el atardecer

 

De las dos personas que causaron la caída de mis padres en su estado de infelicidad actual… Bueno, poniéndolo francamente, yo soy una de ellos.

Parte de la razón por lo que esto sucedió es debido al accidente de dos años atrás. Perdí mi voz y desarrollé una afección cardiaca que preocupó a mi madre al punto que ya no dejó la casa. Desafortunadamente, esto no solo puso un coste a su vida social, sino en su salud. Debido a su repentina desaparición, muchos malos rumores sobre ella comenzaron a esparcirse, solo causando que su ansiedad empeorara.

La otra persona que causó este desastre es una sirvienta que está actualmente trabajando en nuestra mansión. Ella agravó la ya frágil relación de mis padres y también me lanzó sin piedad, apenas una niña de tres años, en el cruel mundo de los adultos. Como si esto no fuese suficiente, ella fue incluso la razón por la que perdí mi voz.

Todo esto ocurrió en aquel fatídico día dos años atrás; el día que esa sirvienta comenzó a decirme que todo era mi culpa.

-o-

Aquel día, estaba leyendo un simple libro de cuentos para practicar mi dicción. Debido a que el lenguaje de este mundo es bastante similar al inglés, leer es suficiente para memorizar muchas palabras.

En ese momento, estaba sentada a la mesa en nuestro adorable jardín vivero. A pesar de que el día era bastante frio, las paredes de vidrio dejaban pasar la luz, manteniendo el aire placentero e iluminando el gran espacio abierto.

Debes preguntarte que tenía una niña normal de 3 años (la yo sin los 20+ años de experiencia) para sentarse obedientemente y estudiar. No era que fuese estudiosa ni nada similar, pero quería ser capaz de leerle este libro a mi mama, ya que siempre amé cuando ella leía para mí. Esas horas que pasé con ella fueron algunos de los más felices, así que quería hacer lo mismo para ella.

Mientras me concentraba, escuché una voz llamándome. Cuando levanté mi cabeza, vi a Rouge, una sirvienta de ojos caídos y cabello rojo, trayéndome te.

“Aquí tiene Alice-sama.”

“Rouge, Gracia~”

Rouge me sonrió dulcemente cuando me escuchó balbucear al agradecerle y miró sobre mi hombro lo que estaba leyendo.

“Vaya ¿No es usted entusiasta sobre el estudio Joven Dama? No podría esperarse menos de la hija del Amo y Madame.”

Sonreí vergonzosa ante el halago y mis mejillas se sonrojaron ligeramente.

Originalmente, yo era muy tímida y tranquila, pero ya que Rouge estuvo trabajando en nuestra mansión desde antes que naciera, sentía cierta comodidad cuando estaba con ella. En adición, ella me halagó comparándome con Okaa-sama y Otou-sama, así que estaba encantada.

“¿Me pregunto si puedo leer como Okaa-sama ya?”

“Estoy segura que lo hará en poco tiempo. Y una vez que eso ocurra, usted se ofrecerá a leerle para PONERLA A DORMIR ¿Cierto?”

Ella lo dijo con una sonrisa algo maligna, por lo que sabía que estaba bromeando conmigo.

“¡Geez, no te rías!” Hice una mueca disgustada “¡Definitivamente haré feliz a Okaa-sama!”

“Ufufu. Sí, estoy segura que lo hará. Por favor esfuércese.” Rouge se rindió, en lo que bajo la mirada y me dedicó una suave sonrisa.

Incidentalmente, esa forma de sonreír mirando hacia abajo parecía ser un hábito de Rouge. Cuando ella hace eso, sus ojos casi se cierran pareciendo lunas crecientes y sus labios se curvan suavemente hacia arriba. Realmente llego a agradarme esa expresión de ella.

“Usted ha estado leyendo ese libro por bastante tiempo ¿Cierto?… ¡Oh, cierto! Joven Dama ¿Por qué no intentar superarse a usted misma con algo un poco más complicado?”

¿Algo más complicado? Cuando le devolví una expresión confusa, Rouge me explicó que ella encontró algunos libros que lucían interesantes cuando estaba limpiando la biblioteca de Otou-sama.

“Él probablemente estaba planeando mostrárselos cuando la Joven Dama fuese capaz de leer y comprender más palabras, ya que hay poco libros ilustrados en la biblioteca.”

“Ehhh ¿En serio?”

“Pensándolo de nuevo, cuatro nuevos libros podría ser muy complicado.”

Con esa respuesta, ella sonrió traviesamente y dijo “Joven Dama, la llave para mejorar es enfrentar nuevos desafíos antes que alguien le ordene hacerlo. Así que, mantengamos esto en secreto del Amo y Madame así podremos sorprenderlos ¿Está bien?”

“¡Oh!… Sorprenderlos suena divertido… ¡Está bien!”

Ya que ahora compartíamos un secreto, Rouge bajó su voz y empezó a susurrar en mi oído “Cuando vaya a la biblioteca, los libros estarán en el librero más lejano a su derecha Joven Dama. Los libros más simples están ubicados en el estante inferior ¡Incluso vi un libro con una princesa en la portada!”

Tan pronto escuché la palabra princesa, despertó mi interés.

“¡¿Una princesa?! ¡WAAAA! Rouge ¿Hay algún libro sobre animales también?”

“Sí, los hay. A la Joven Dama le gustan las princesas y los animales ¿Verdad?”

Estaba tan emocionada, apenas podía contenerlo. Si Otou-sama estaba planeando darme esos libros, supongo que no sería malo verlos un poco antes. Y, si mostraba que buena me había vuelto leyendo, estaba segura               que estarían súper sorprendidos y me felicitarían por ello.

Con esos pensamientos infantiles, no pude esperar y me infiltré en la biblioteca esa tarde.

-o-

Otou-sama casi nunca está en la biblioteca hasta antes de la cena, y nuestro mayordomo y sirvientes están ocupados con la preparación para la cena, así que no estarán allí tampoco. Esa pequeña ventana de tiempo era mi oportunidad.

Si fuese a entrar como si el lugar me perteneciese y comenzara a leer, estoy segura que Otou-sama se enojaría conmigo, así que me moví en puntas de pie cuando no había nadie en los alrededor. Los enormes libreros marrones estaban alineados contra la pared, así que comencé a buscar por los estantes de la derecha como sugirió Rouge.

“Hum… El más lejano a la derecha… el estante más bajo…”

Busqué en el estante inferior, y, como ella dijo, había algunos libros con colores más brillantes e ilustraciones en sus portadas. Luego de ver algunos, finalmente encontré aquel del cual Rouge estaba hablando.

“¡Wa! ¡Qué linda!”

Bajándolo en el piso, abrí el pesado libro. El entremezclado aroma del pergamino y la tinta llenaron mi pecho de anticipación. Aunque apenas mis ojos espiaron la página, comprendí lo complicado que este libro es. Puedo ver una o dos palabras que reconocí, pero el resto me eran desconocidas y las frases parecían estar escritas en el estilo antiguo. De alguna forma fui capaz de leer a través de una página completa, pero no entendí prácticamente nada de ella.

“Otou-sama probablemente pensó que esto sería muy difícil para mí.”

Por eso es que no me dio el libro aún. A pesar que estaba realmente decepcionada, no podía hacer más que aceptar su evaluación. Cuando intentaba colocar el libro nuevamente en el estante, una de sus páginas se cayó.

“¡Ah! ¡¿Se rompió?!”

Rápidamente me detuve para recoger lo que parecía ser un documento que había sido colocado entre las páginas del libro. Ya que no había roto una página accidentalmente, comencé a aliviarme… pero solo por un segundo. Entonces la sorpresa apareció.

“Esto dice… Alice…”

Lo primero que aprendí a leer y escribir fue mi nombre, “Alice Rebecca Archelaus” y estaba claramente escrito en una de las secciones de este documento.

“¿Por qué esta mi nombre escrito aquí?”

Curiosa, comencé a buscar por otras palabras que reconociera en la página. El nombre de Otou-sama también estaba allí.

“Y esta frase… ¿Qué era nuevamente? Hum…”

Las siguientes pocas palabras aparecieron una y otra vez.

“Esto es… secreto… y esto es… ¿Qué era esto? Ah sí, promesa ¿Y esto…?”

En cuanto leí la palabra, mi aliento se detuvo.

“¿Niña… abandonada?”

Campanas de alarma comenzaron a sonar dentro de mi cabeza. Mis piernas y brazos se sentían fríos como el hielo, y apreté el documento entre mis dedos  inconscientemente.

Sería peligroso si intentaba leer más que esto. Instintivamente sabía que si continuaba leyendo, una cruel realidad estaría esperándome; una que no quería aceptar. Pero no podía solo detenerme a la mitad. La paz mental de saber que solo me confundí estaba tentadoramente cerca. Así que continué leyendo.

“Secreto, promesa, Alice Rebecca Archelaus, abandonada, niña, vender, Heimnis, a, Siegmund Stephan Archelaus.”

Los fragmentos del documento que pude entender, los leí en voz alta. No pude entender siquiera la mitad de los detalles, pero lo poco que si fue suficiente. Incluso cuando cambié el orden de las palabras que conocía, no pude llegar a ninguna otra explicación.

Intenté regresar el libro a su lugar en el estante, pero mis temblorosos dedos seguían dejándolo caer. Cuando finalmente logré colocarlo nuevamente, escapé de la habitación con el documento fuertemente apretado en mi mano.

Partí en búsqueda de Rouge, quien me guió a ese libro.

A pesar que los otros sirvientes estaban ocupados con la preparación de la mansión para la noche, fui capaz de encontrarla inmediatamente.

“¡Oh! Joven Dama ¿Fue capaz de encontrar el libro?”

En la luz del atardecer, el cabello rojo de Rouge brillaba como si estuviera incendiado.

“Hic… hic… Ro… u… ge…”

Viéndome allí temblando y mortalmente pálida, Rouge se congeló por un momento, y entonces me jaló dentro del cuarto.

“Tranquila ¿Sucede algo malo? Luce pálida… pobre criatura.”

Viéndolo ahora, con los ojos de un adulto, comprendo que para ella al verme así, a la Joven Dama, en tal estado, fue extraño que me llevara dentro de un cuarto sin llamar a nadie.

“Rouge… encontré algo raro.”

“¿Oh? ¿Qué encontró?”

Rouge sonrió con su usual, suave sonrisa.

“Esto…”

Como una adulta, Rouge definitivamente sería capaz de leerlo. Quería negar la extraña realidad que el documento sugería. Intenté darle el documento, pero mis manos estaban temblando, y mis dedos se habían aferrado a la página por tanto tiempo que se negaban a abrirse. Así que tomando mi mano, Rouge liberó mis dedos uno por uno.

“Oh ¿No es este uno de los documentos del Amo? Él se pondrá furioso ¿Sabe? Si este es un documento importante, entonces él definitivamente la reprenderá.”

Con una apariencia de leve penitencia en su rostro, Rouge abrió el documento, ahora arrugado en una pelita, y comenzó a leerlo en voz alta.

“Contrato de venta de huérfano. Los detalles de este contrato han de permanecer solo entre las partes envueltas. El Director Imphidose del Orfanato Imperial Heimnis acuerda vender una bebé bajo la directa custodia de dicho orfanato a Siegmund Stephan Archelaus por el precio de 100 monedas de oro.”

Rouge leyó esto con confianza, todo mientras mantenía la misma suave sonrisa en su rostro. Cuando se detuvo, ella me observó. Tan pronto nuestro ojos se encontraron, mi cuerpo completó se petrificó. Y al siguiente instante pensé que me desmayaría. Mi cuerpo estaba temblando en lo que una intensa ola de escalofríos trepaba por mi espalda.

Esto no puede estar sucediendo. Esto no puede estar sucediendo. Esto no puede estar sucediendo.

“¿………Joven Dama? No hay nada aquí, ni una cosa, que sea incorrecta ¿Sabe?”

Rouge ya no estaba mirando al suelo como lo hacía usualmente, ahora estaba mirándome directamente, fue la primera vez viendo sus ojos, y en el fondo solo vi locura. Parecía que me dijesen que ella disfrutaba lastimar y amenazar a otros. Y girando en su interior había un profundo odio por algo.

“¡Ah-!”

La alarma que había estado sonando en mi cabeza ahora era tan fuerte que se sentía real como si mis tímpanos fuesen a estallar. Ya no veía lo que había frente a mí. Podía sentir un extraño, frio y oscuro sentimiento jalando mis sentidos.

En ese momento, olvidé incluso los contenidos del documento en lo que un sentido de peligro inminente que sentía de parte de Rouge estaba agobiándome.

“Ah…… Ah……”

Intenté escapar, pero mis piernas no pudieron mantener mi peso y caí de espaldas. Arrodillándose, Rouge acercó su rostro al mío.

“Usted en verdad la hija del Amo y Madame. Tan estúpida e ingenua. No comprende nada ¿No es así?”

“¡…! ¡……!”

Quise gritar para ahogar la voz de Rouge, pero mi garganta no dejó salir un sonido. Ya que mi voz no saldría, intenté agitar mis brazos, con esperanza de alejarla de mí, pero ella tomó mis brazos y me inmovilizó toscamente. Ella me estaba sosteniendo tan fuerte que pensé que las marcas de sus dedos quedarían en mi piel.

“Bien Alice-sama ¿Debería enseñarle nuevas palabras? ¿Esta palabra de aquí? Es ‘huérfana’. Y esta de aquí es ‘vender’. Y cuando son colocadas juntas, es la ‘huérfana vendida’, la que sería usted Alice-sama.”

Con unos demenciales ojos muy abiertos, Rouge presionó los documentos contra mi rostro, mostrándome las palabras. Sus ojos eran brumosos pero a la vez brillaban con emoción mientras me observaban en completo desagrado.

No podía creer que la sonrisa que siempre amé estaba escondiendo tan aterradores y disgustantes ojos. Todo este tiempo, cuando ella utilizó esa sonrisa ¿Contenían tal ridículo? Todo este tiempo ¿La verdadera razón por la que ella hacía esa expresión era para esconder ese odio? La relación que siempre pensé como cálida, las buenas memorias que pensé que tuvimos, todo estaba despedazándose.

“¡Oh! ¡Es cierto! ¿No quería leerle a Madame esta noche para mostrarle que tan buenas sus habilidad son ahora? ¡Si puede leerle algo tan complicado como esto, ella la halagara!”

Rage dijo eso con el mismo tipo de amable y falsa, alegre expresión que mostró más temprano. Yo ya era incapaz de gritar, solo ahogados sonidos escapaban en lo que temblaba de miedo.

“Madame no~ sabe nada de esto. Ella no sabe que su hija murió directamente después de nacer. O que usted era una huérfana que su padre decidió recoger ya que coincidentemente tenía el mismo color de cabello y lucía tan similar ¿No se siente mal por ella al no saberlo? ¿No hace esto que quiera decirle?”

Rouge continuó con una voz excitada “No hay un niño entre mi amado Amo y esa mujer ¿Sabe? ¡Su amor no dio fruto! …Mi Amo, ahhh, mi Amo se deshará de esa mujer sin valor muy pronto… ¡Y yo seré quien le de felicidad! ¡Ahhh-ha-ha-ha-ha!”

Rouge estaba mirando a la nada mientras murmuraba sobre su propio Querido Amo cuando nuevamente volteó y se aferró a mí.

“Joven Dama ¿Sabe lo que piensa la nobleza de las personas como los huérfanos…? ¿Qué piensan de los codiciosos y vulgares plebeyos?

“Ah-“es lo único que pude dejar escapar de mi seca garganta. Rouge dijo que yo era una huérfana, así que ella estaba hablando de mí.

“Normalmente, los nobles odiarían si un plebeyos odiarían si un plebeyo les hablase directamente. Lo que es más, en cuanto a esos plebeyos de nacimiento incierto, la nobleza encuentra incluso desagradable el verles. Madame es conocida por ser una devota filantrópica ¿Pero me pregunto si podrá retener esa fachada después de saber la verdad?”

Escuchando esto mi expresión se congeló. No parece que pudiera aceptar la realidad y no tenía ninguna sensación de mis brazos o piernas.

“Sabiendo que su preciosa única hija murió hace mucho, mucho tiempo y quien tomó su lugar es una sucia mendiga quien no tiene relación con ella. Saber que el Amo la engaño todo este tiempo. Oh~ ¿Ella podría enloquecer? ¿Qué piensa Alice-sama? Este es un secreto que debe mantenerse, sin importar que ¡¿Cierto?! Ahora debe prestar atención y no ser descuidada…”

Luego de decir eso con una perversa voz, ella finalmente liberó mi brazo y dejó de presionarme contra el suelo. Entonces forzosamente unió su dedo meñique con el mío, imitando el gesto de una promesa.

“Pequeña Marioneta que fuiste hecha a partir de la amabilidad del Amo, no vayas soltando tu lengua innecesariamente ahora ¿Entendido? Alice-sama no tiene permitido decir nada. Protejamos a Madame juntas ¿Puede prometérmelo?”

Mis temblorosos labios, solo formaron un “sí”.

Por un momento, imaginé a Okaa-sama descubriendo la verdad y cayendo en la desesperación… Y Otou-sama deshaciéndose de mí ya que habría perdido mi utilidad… así que terminé respondiendo en reflejo. O al menos intentándolo, debido a que mi garganta se sentía completamente cerrada y ya no permitía que mi voz saliera.

Y entonces me desmayé.

Lo último que vi fue a Rouge, no pude ver su rostro ya que el atardecer la iluminaba por detrás, haciendo que pareciese negro.

 

Alice 2<- Principal -> Alice 4

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s